El pie había quedado atorado en una de las llantas del vehículo cuando circulaba a gran velocidad.