Así es como se puede definir lo que se nos viene encima en los próximos días

Qué santo desmadre

Habrán de perdonar la expresión, pero así es como se puede definir lo que se nos viene encima en los próximos días con la reactivación de muchas de las actividades económicas que fueron suspendidas a raíz de la cuarentena por COVID-19 en nuestro país.

A como se ven las cosas, el regreso a la “normalidad” va a ser un verdadero desmadre. Las cifras más confiables a nivel mundial, es decir las que parten de casos reportados por haber dado positivo en las pruebas de diagnóstico SARS-CoV2, nos indican que lejos de disminuir, la pandemia va en ascenso.

Este apacible domingo 14 de junio en que escribo esta entrega, llegamos a 7 808 773 contagiados y 430 550 defunciones en todo el mundo. Hace una semana, precisamente el domingo 7 de junio, se había alcanzado la cantidad de 400 000 muertes por COVID-19, es decir ocurrieron 4 364 decesos por día desde esa fecha al presente. Las gráficas estadísticas de contagio y muertes representan un ascenso, no una disminución.

En todos los países, incluido el nuestro, la tendencia generalizada es romper con la cuarentena y enfrentar al coronavirus en la vida cotidiana porque ya es insostenible continuar con la economía mundial paralizada. Y la verdad que no hay de otra.

¿Cuál será el resultado de esta decisión? Podemos anticipar que la cantidad de personas que habrán de morir a nivel mundial se podrá contar seguramente por millones, ¿Cuántos y quiénes? Nadie lo sabe. El gobierno de Brasil ha decretado dejar de hacer pública la información sobre contagios y defunciones y lo mismo ocurre con otros gobiernos que manipulan las cifras para evitar el escarnio internacional y doméstico sobre el manejo de la crisis sanitaria. Por lo tanto, será difícil conocer la realidad una vez que haya pasado la pandemia

En México, estaremos entrando en los próximos días, en la etapa más aguda de contagios según la Secretaría de Salud. Ellos estiman que podríamos tener cerca de 30 000 defunciones a nivel nacional. Pero más allá de especulaciones, solo queda hacer lo que se viene haciendo, convocar a la sociedad a tomar consciencia de seguir las instrucciones que se dan por parte de las autoridades.

Propósito poco realista si tomamos en cuenta que a los mexicanos eso de seguir instrucciones y respetar a la autoridad no se les da de buena gana.

En China, Egipto y Corea del Sur, ya se están presentando los primeros casos de rebrote de la enfermedad luego de que levantaron las medidas de aislamiento social.

En Estados Unidos y Brasil, lejos de hablar de un rebrote habría que decir que se trata de un crecimiento exponencial del contagio que ya venían padeciendo después de que relajaron las medidas de contención, pues en ningún momento ambos países han registrado un decremento en las cifras de contagio y muerte.

Exactamente ese es el escenario que podríamos estar enfrentando en nuestro estado. Si no tenemos cuidado con la reactivación de la economía, con mucha seguridad tendremos un crecimiento acelerado de los contagios y las consabidas muertes que esto acarrea.

Es urgente que las autoridades sanitarias den todas las facilidades para que las empresas tengan acceso a las pruebas de diagnóstico de SARS-CoV2 y de esta forma puedan aislar a quienes estén contagiados y así evitar la propagación del virus. Procedimiento que debe aplicarse tanto a turistas como a empleados.

Si no se toman medidas puntuales para contener la pandemia, no podremos ofrecer un ambiente seguro para el turismo y este no se arriesgará a venir a contagiarse a nuestro destino turístico.