La pesca industrial para sostener la industria cárnica está acabando con las posibilidades de vida de nuestro Mar de Cortés.

Mar de Cortés II: Pescando para los cerdos

La pesca industrial para sostener la industria cárnica está acabando con las posibilidades de vida de nuestro Mar de Cortés. Nos dirán misa, pero mes tras mes salen cientos de toneladas de sardinas y especies asociadas para ser transformadas en harina de pescado. ¿Para qué? Para alimentar los cerdos y las gallinas de prósperos industriales de la industria cárnica, algunos de ellos avecindados en Sonora y Sinaloa. Estamos en el estúpido esquema de darle de comer a los cerdos un alimento más sano y nutritivo del que ellos mismos nos proveen. Pero claro, les sale barato porque solo cuesta la extracción con unos marinos mal pagados y de un combustible subsidiado que sale de nuestros impuestos. Los mexicanos preferimos la carne de cerdo a la sardina, más sana y nutritiva.

Si lo que dice la FAO es real, desperdiciamos tres kilogramos y medio de sardinas para obtener un kilogramo de cerdo. Puesto que del cerdo solo se aprovecha el 75%, cuando compre su próximo kilo de cerdo, piense que detrás de él hay cuatro kilos y medio de sardinas pescadas y trituradas. Casi diez mil calorías, la comida que usted necesita para sobrevivir cinco días.

¡Claro! Los industriales dirán que no solo harina de pescado comen los cerdos. De acuerdo, también comen harina de maíz y excretas (si, mierda procesada); pero sería perfectamente sustituible la sardina por cualquier otra proteína vegetal y no pasaría nada. Se hace por el precio, subsidiado. Valiendo cacahuate el efecto en nuestro mar.

Y el asunto trae aparejado un problema adicional; estamos terminando con la cadena alimenticia que sostiene la vida del Mar de Cortés, desde picudos hasta lobos de mar y aves. Y nuestro Mar de Cortés, protegido y cuidado, daría cien veces más recursos que depredándolo, matándolo. Para muestra un botón: Ahí está, para no ir más lejos, el ejemplo de Cabo Pulmo y el mercado turístico que ha generado.

¿Qué es un asunto de índole federal?: Si y no; si nos ponemos pesados y empezamos por tomar medidas locales (cambiando por ejemplo el artículo 34 de nuestra Constitución, incluyendo nuestro mar en el territorio del Estado), las cosas cambiarían y el ruido ayudaría mucho. Tema para el siguiente artículo.

Mientras, les ofrecemos este video hecho por Octavio Aburto: