La tragedia siempre ha acompañado a los LeBarón

Todo contado por un miembro de esta familia en el libro “La hija del polígamo”.

Estados Unidos.- El brutal asesinato a tiros de nueve miembros de una prominente familia mormona de origen estadounidense asentada en Chihuahua ha vuelto a colocar el apellido Lebaron en el ojo del huracán, pues la tragedia y la violencia han perseguido a los integrantes de esta comunidad religiosa que en los años 20 se arraigó en el norteño estado, para rápidamente alcanzar la prosperidad económica, lo que provocó enfrentamientos con sus vecinos mexicanos por el tema del agua y despertó la ambición de grupos delictivos que vieron la oportunidad de hacerse de fuertes sumas secuestrando a miembros de este clan.

La tragedia y la polémica ha perseguido a esta familia, no solo con los sangrientos hechos del lunes pasado, o con el secuestro y asesinato de dos de sus integrantes hace algunos años, lo que detonó el activismo de los Lebaron contra la violencia y la delincuencia, también con el oscuro pasado del patriarca de este grupo, Ervil, protagonista de una sórdida historia, motivo de documentales, programas de TV, y sobre todo de un libro de la pluma de su hija Anna: “Como escapé del culto asesino y poligámico de mi padre” (How I escaped my father’s murderous polygamous cult).

En su libro, Anna LeBaron relata como Ervil su padre, líder de un culto poligámico en los Estados Unidos, fue responsable de 20 muertes, incluso, su poder era tal, que aún después de fallecer, en una prisión estadounidense en 1980, sus seguidores cumplieron al pie de la letra una lista de la muerte, su letal herencia como profeta de una fe distorsionada que nadie se atrevió a cuestionar … o vivir para contarlo.

Anna hija de la cuarta esposa de Ervil, logró escapar de la influencia del culto a los 13 años, poco antes de la edad en que las niñas debían casarse, dejando atrás a su familia, que incluía unos 50 niños y 12 esposas más del profeta, a quien se le conoció como “El Manson mormón”, un personaje buscado por homicidio en ambos lados de la frontera, tanto por el FBI como por la policía mexicana.

Entrevistada esta semana por los noticieros de la NBC, Anna LeBaron  aclaró no conocer a los miembros de la familia asesinada en Chihuahua, aunque reconoció que son sus parientes, y dijo que tanto ella como sus demás familiares tenían “el corazón roto” tras los violentos sucesos.

Finalmente, Anna espera que al contar su historia en “La hija del polígamo” se pueda restablecer esa relación perdida entre su familia en lugar de seguir separados por el miedo y que la publicación de su libro ayude a que el apellido LeBaron alcance la redención y deje de ser uno de los más infames en la historia criminal.