Lorenzo Córdova, panista

La imparcialidad que debe caracteriza a la autoridad electoral fue violentada por el propio consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello.

En primer lugar, el protagonismo del líder de los consejeros electorales y, en segundo, su pasión por el desgaste del actual gobierno hacen de las declaraciones del consejero presidente del INE a un verdadero opositor el actual régimen, debiendo ser parte de la solución y no la esencia del problema.

Una de las características del INE es la imparcialidad en su actuación y en su discurso, y mientras sea Lorenzo Córdova el consejero presidente no puede sacudirse la investidura como para dar opiniones. Así, en contra de los factores esenciales de la democracia y contradiciendo las leyes electorales que él debe hacer respetar aseguró que en 2021 habrá elección de gobernador en Baja California, ya que de no ser así habría un atropello a la democracia.

Descartando la posibilidad de Javier Bonilla pueda gobernar cinco años como lo determinó el Congreso local de Baja California, situación que si bien está en litigio hasta que el actual gobernador panista acabe de negociar con Morena la publicación de esta determinación de los legisladores de la entidad por permitir una gubernatura de cinco años, aunque se haya votado por una de dos años.

Si el consejero presidente advierte rompimiento de las leyes, el primero en violarlas es él. Debiendo ser el primero en respetarlas, sobre todo en el ámbito electoral.

Recientemente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación desechó por notoriamente improcedente una acción de inconstitucionalidad promovida por el PAN, en contra de la ampliación del mandato del gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla Valdez. El argumento de los magistrados fue que no puede impugnarse algo que no existe.

Pero la obsesión del PAN por el aborto de los proyectos de Morena los hace quedar cada día más en ridículo. La acción de inconstitucionalidad fue rechazada en el primer filtro, por el ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, debido a que esta reforma aún no se publica, es decir, no ha sido promulgada, por lo tanto no está vigente y no podrá impugnarse hasta que esto ocurra.

Así, PAN y Lorenzo Córdova parecieran batear el mismo lado. La postura del PAN puede tener una explicación por el resentimiento con Morena por la derrota que le impuso en las dos últimas elecciones, pero la posición de Lorenzo Córdova, no debió siquiera de expresarse.

El PAN tiene tanta prisa por desgastar lo que hace Morena que en lugar de reflexionar sobre la conveniencia de esta posibilidad, la rechaza, a pesar de ser el más perjudicado si Bonilla sólo gobierna dos años.

Si Bonilla gobierna sólo dos años, el PAN colocará al final de su mandato un candidato que seguramente perderá las elecciones y en lugar de esperar cinco años para preparar un cuadro competitivo, tendrá que aguantar ocho para competir de igual a igual con el candidato de Morena, porque es un hecho que los habitantes de la entidad luego de la gubernatura de Kiko Vega de Lamadrid, no quieren saber nada de ese partido.

Pero el objetivo del PAN no es ganar elecciones sino pegarle a la actual administración pública y a su partido Morena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.