Morena; maquinaria electoral y continuidad política

¡Obrador! fue la clave, el código, el ritual, que logró el milagro.

¡Obrador! resultó la invocación contra el poder, contra la injusticia, contra los excesos panistas y priístas, contra la corrupción.

Obrador ha representado la fuerza para  derrotar a la mafia en el poder.

Bajo su nombre, magia y conjuro se levantaron millones de voces y voluntades.

Creció, se fortaleció y ganó la esperanza

¡ y ganamos !

ya derrotamos

a la mafia del poder…  (?)

a los neoliberales…       (?)

y a la oligarquía…          (?)

Ya no hay corrupción  (?)

ni impunidad  (?)

ni abuso de poder (?)

ni gastos suntuarios  (?)

¡ ahora sí vamos a construir…!

¡ vamos a construir…!

vamos a construir…

¿qué era lo que íbamos a construir?

Andrés Manuel es un ejemplo de tenacidad, de disciplina, de constancia, de honestidad, de perseverancia, de paciencia…

Andrés Manuel preside todas las mañanas, antes del amanecer, al gabinete de seguridad, encabeza las mañaneras, preside reuniones, recibe informes especiales, toma decisiones, atiende comisiones, sale de viaje, ¡ es incansable!

Morena es la voluntad popular que hizo posible el cambio; es una mezcla social; es la suma de voluntades que hicieron posible el triunfo nacional, a la vez que miles de intereses individuales se fueron acomodando para lograr cambios locales.

Andrés Manuel es el cambio de gobierno; Morena necesita ser el motor que impulse el cambio social.

Andrés Manuel será el héroe inmortal pero su gobierno será efímero, tiene plazos y límites. Para hacer posible que el pensamiento y la obra de Andrés Manuel continúen, Morena necesita trascender el período presidencial y extenderlo el mayor tiempo posible, no menos de treinta años para lograr cambios verdaderos y consolidarlos.

Tomemos como experiencia los últimos sexenios en la Ciudad de México; lo que amlo hizo, lo mantuvo a medias Marcelo Ebrard y lo destruyó Mancera. A pesar de ser continuidad política, las luchas de grupos y los intereses personales dieron al traste con lo logrado, que no fue mucho.

Hoy, la ciudad está destrozada, la corrupción es generalizada, las policías pavorosas, sigue el negocio de los  patrulleros y los negocios con el alquiler de patrullas, la justicia no existe, a pesar de todo siguen las fotomultas al transporte público concesionadas a empresas privadas, igual que los parquímetros, volvieron a subir las multas y aumenta la extorsión policiaca, la contaminación igual o peor, las ayudas a los damnificados siguen largos trámites y están supeditadas a los intereses de constructoras. La vía publica sigue siendo el gran negocio. ¿Logrará Claudia Sheimbaum mejorar esto?  No es fácil; la realidad en que en cada alcaldía lo único que ha cambiado son los nombres de los cargos y de los funcionarios.

A nivel nacional la corrupción sigue igual y seguirá por largo rato, con el agravante de que ahora los funcionarios temerosos tienen todo detenido porque no se atreven a firmar nada. a la vez que, lo que antes funcionaba con mordidas ahora es muy difícil desatorarlo porque les da miedo cobrar aunque sí cobran.

Mientras tanto, Morena enfrenta luchas por el control del partido en cada escenario. Morena representa el poder, los puestos, y cada corazón político late para un solo individuo.

Morena tiene la obligación histórica de transformarse en partido político definido, integrado, con programa de gobierno y proyecto de nación. En cada comité distrital electoral, federal, estatal y municipal, los dirigentes tienen que asumir organización, compromisos y tareas de militantes, con conciencia de partido y objetivos de largo plazo, y debe ya ponerse atención a lo electoral con seriedad y responsabilidad. Ya se pagó una cuota muy alta al oportunismo, ahora se requieren dirigentes.

_____

Arturo Salcido Beltrán

Diputado federal por el Partido Comunista Mexicano a la LI legislatura, 1979-1982.asalcido.b@gmail.com

6 thoughts on “Morena; maquinaria electoral y continuidad política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.